Estrategias de alimentación para el manejo de enfermedades

Estrategias de alimentación para el manejo de enfermedades crónicas

nutrición

Hay un famoso refrán relacionado con la alimentación que dice “eres lo que comes”. Puede que lo hayas oído hasta el hartazgo, pero hay bastante verdad en ello. Y es aún más cierto cuando se trata de las estrategias de alimentación para el manejo de enfermedades crónicas.

En Vitae El Salvador queremos contarte sobre la importancia de la buena alimentación cuando tienes enfermedades crónicas. Además algunas tácticas para conseguir los nutrientes que necesitas dependiendo de tu condición.

¡Sigue leyendo!

nutrion

La nutrición y las enfermedades crónicas

La diabetes, las enfermedades renales, las cardiopatías y la osteoporosis son enfermedades crónicas que pueden controlarse, en parte, mediante elecciones nutricionales inteligentes.

Sin embargo, muchas personas subestiman el efecto que una buena nutrición tiene sobre su salud. De hecho, según un estudio publicado por la revista The Lancet, una de cada cinco muertes está asociada a una mala alimentación.

La buena noticia es que si tú o un ser querido tiene una enfermedad crónica, unos simples cambios en la dieta pueden ser muy eficaces para controlar la enfermedad. No sólo te sientes mejor, sino que puedes llegar a revertir o retrasar los efectos de las enfermedades crónicas degenerativas.

Esto impacta hasta en tu bolsillo, ya que al estar mejor de salud, no tienes que gastar tanto por tratamientos. Es mucho menos costoso hacer cambios en el estilo de vida que puedan mantener la condición crónica bajo control, o incluso revertirla.

Una dieta saludable y el control de las porciones también ayudarán a controlar tu peso. Este es un factor importante para controlar muchas enfermedades crónicas.

La importancia de los nutrientes

Nuestro cuerpo está formado por células. Cada una de ellas tiene una función específica e importante. A su vez, el objetivo en común de cada función es mantenernos vivos y sanos.

Para lograr esto, las células necesitan nutrientes. Esto significa que una vez que los niveles de nutrientes caen demasiado y no los reponemos, nuestras células comienzan a funcionar mal y a morir. En consecuencia, nuestra salud es menos que óptima.

Entonces, cuando tu salud no es óptima, tu cuerpo requiere aún más nutrientes para tener la mejor calidad de vida posible y ralentizar la progresión de tu enfermedad.

Entonces ¿qué cambios nutricionales debes hacer si tienes una enfermedad crónica? Lo más recomendable es que hables con tu médico sobre tu enfermedad específica y cómo eso influye en tus elecciones alimenticias.

Sin embargo, en Vitae te brindamos recomendaciones generales para pacientes con determinadas enfermedades crónicas. ¡Sigue con nosotros para conocerlas!

Estrategias de alimentación para el manejo de 10 enfermedades crónicas

A continuación, te contamos sobre estrategias nutricionales para enfermedades crónicas determinadas.

1. Cardiopatías

La carne roja y los alimentos procesados son las comidas más dañinas para pacientes con cardiopatías. Una persona tiene más riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares si consume este tipo de alimentos que una que no.

Además, los azúcares y los cereales refinados desempeñan un papel muy importante en la aceleración del riesgo de enfermedad coronaria.

Comer frutas y verduras disminuye el riesgo de morir por un accidente cardiovascular. Si puedes añadir sólo una o dos frutas o verduras al día, eso es clínicamente significativo en términos de riesgo cardiovascular y mortalidad.

Una dieta saludable puede ayudar a revertir los efectos de las enfermedades del corazón. En particular, reduce la presión sanguínea y previene un mayor estrechamiento de las arterias. Algunos consejos útiles pueden ser:

  • Reducir el consumo de sodio.
  • Comer alimentos ricos en fibra como cereales integrales, verduras, legumbres y fruta.
  • Optar por pollo y pescado en lugar de carne roja.

2. Diabetes

Los pacientes con diabetes deben centrarse en controlar el azúcar en sangre y equilibrar las comidas con la ingesta de insulina y los medicamentos recetados.

Es muy importante seleccionar alimentos que no aumenten los niveles de azúcar en sangre, como los carbohidratos en cualquiera de sus formas. En su lugar, es mejor elegir alimentos ricos en fibra.

Además, tener tres comidas al día a intervalos regulares ayudará a mantener los niveles de glucosa en sangre estables.

También, comer más pescado, como el atún, el salmón y las sardinas, protegerá tus niveles de azúcar y beneficiarán a tu corazón.

3. Cáncer

Mucha gente promociona dietas “especiales” que dicen que ayudarán a tratar el cáncer o a evitar que vuelva a aparecer. Sin embargo, antes de hacer cualquier cambio importante en tu dieta, habla con tu médico.

No hay ninguna dieta que pueda curar el cáncer. Tampoco hay ninguna investigación que demuestre que un plan de alimentación, como una dieta vegetariana, reduzca la probabilidad de que el cáncer vuelva a aparecer.

Lo mejor es seguir una dieta equilibrada con proteínas magras, frutas, verduras, cereales integrales y lácteos bajos en grasa. Limita el azúcar, la cafeína, la sal y el alcohol.

4. Enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad

La mejor dieta para perder peso de forma saludable es un patrón de alimentación sostenible que no sea temporal y que optimice la salud general independientemente de la pérdida de peso.

Hay dietas famosas que circulan por el internet, como la dieta cetogénica o el ayuno intermitente. Sin embargo, no incurras en ninguna de estas dietas sin hablar con tu médico.

Lo mejor es tener una dieta rica en vegetales y baja en carbohidratos, sin eliminarlos del todo. Además, los alimentos ricos en fibra te ayudarán a sentirte lleno sin las calorías adicionales.

5. Enfermedad renal crónica

Una dieta respetuosa con los riñones ayuda a reducir el daño adicional a estos órganos. Además, evita que se acumulen líquidos y residuos en el sistema.

Muchas veces, los riñones no pueden eliminar correctamente el potasio, por lo que este se puede acumular en sangre y ser nocivo para el cuerpo. Controlar el consumo de potasio ayuda a que esto no suceda.

En etapas tempranas de la enfermedad, también se aconseja limitar el fósforo. Y, si estás haciendo diálisis, también deberás controlar la ingesta de líquidos.

6. Osteoporosis

Las personas con osteoporosis tienen los huesos delgados o débiles. Una dieta sana puede ayudar a reducir la pérdida de masa ósea y a mejorar la salud de los huesos.

Elige alimentos ricos en calcio, como lácteos bajos en grasa, salmón, frutas y verduras.

Controle la ingesta de minerales, como la vitamina D, el magnesio y el potasio. Una alta concentración de estos puede impedir que los huesos absorban el calcio correctamente. En su lugar, prefiere alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 que favorecen la correcta mineralización de los huesos.

7. Gastritis crónica

La gastritis es un trastorno muy frecuente en la actualidad. Para ello, se suele tomar antiácidos, pero su uso continuado puede impedir que ciertos nutrientes se absorban correctamente.

Lo más recomendable es comer raciones pequeñas varias veces al día, masticando bien cada bocado.

Asimismo, se recomienda evitar la cafeína, el alcohol, los refrescos, el chocolate, los jugos de frutas, la salsa de tomate, los lácteos grasos y las carnes grasas.

8. Enfermedades reumáticas

Si bien se desconoce la causa del reuma, es una de las enfermedades crónicas asociada a malos hábitos de vida como el sedentarismo o la obesidad.

En estos casos, se recomienda seguir una dieta moderada en calorías y rica en antioxidantes. Además, se debe beber abundante agua para favorecer la eliminación de toxinas.

9. Enfermedades crónicas mentales

La terapia psicológica y los psicofármacos son el tratamiento principal de las enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión.

Sin embargo, una alimentación nutritiva ayuda a evitar desequilibrios nutricionales que pueden empeorar tus síntomas.

Por ejemplo, es importante mantener la glucemia estable ya que los altibajos pueden afectar a tus emociones. Es por eso que debes preferir alimentos ricos en fibra a los azucarados.

Por otra parte, evita alimentos estimulantes como la cafeína, ya que aumentarán tu estado de alerta.

10. Candidiasis crónica

Esta enfermedad puede deberse a un desequilibrio en la microbiota y una proliferación de el hongo Candida albicans. Esto puede suceder cuando tu sistema inmune está debilitado.

Para lidiar con ella, elimina los azúcares simples, harinas o cereales refinados. También conviene evitar los alimentos fermentados, los hongos, el vinagre, los encurtidos, y levaduras. Esto ayudará a regular tu flora intestinal.

Maneja tus enfermedades crónicas con Vitae El Salvador

Sabemos que la atención de enfermedades crónicas es muy particular. Los pacientes suelen verse obligados a tener chequeos y tratamientos constantes. Por esa razón, en Vitae El Salvador creamos la división Vitae Check.

Es un servicio especialmente enfocado en brindar una atención domiciliaria prolongada a pacientes con enfermedades crónicas. De esta manera, ellos se evitan perder tiempo y dinero trasladándose al hospital.

Si quieres saber más sobre este servicio, completa nuestro formulario y nos pondremos en contacto contigo.

¿Te gustó este contenido? ¡Entonces comparte!

X
Bienvenido Vitae Health
Bienvenido a Vitae Health 🖐

¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.

¡Inscríbete a nuestro newsletter! Y recibe
información sobre el cuidado de la salud y más.

Abrir chat
💬 Necesito información
Hola 🖐

¿En que podemos ayudarte?

Contáctanos vía whatsapp